14 diciembre 2015

Mi niño no me come, y otras cosas

Sin tenerdor ni cuchara. Jeringa y sonda.


Alguna que otra vez he visto a madres de niños sanos cabrearse porque sus niños no comen. No comen los potitos ni la comida que ellas les dan. He visto en las terrazas de bar cómo los niños montan un pollo o ignoran la comida... cierran la boca o corren para jugar en vez de comer.

Envidio todo eso, creánme. Alicia come por un botón. Cada 6 horas hay que alimentarla -por prescripción médica- y entiendo que tiene hambre porque han pasado muchas horas, claro, y porque cuando ve el tarro de la comida se pone más contenta que unas pascuas.

Pero mi niña no come con cuchara ni tenedor, usa una jeringa y una sonda que va directamente enganchada a un botón que tiene en su barriga. Se parece al pitorro de un flotador. 


A mi niña le enchufo la comida y poco a poco le voy dando jeringa a jeringa. No hay protestas, sólo manoteos para jugar con la sonda cuando está suelta, o sonrisas cuando la estimulo con la comida en la boca, porque es una textura diferente, o la comida está fría o caliente. Pero no hay protestas, no hay desafíos. La comida entra toda, toda... 

Por eso mamis, creedme, vuestros hijos no van a morir de hambre si en ese momento no comen. Comerán más tarde u os pedirán la comida cuando tengan hambre. Obligar a los peques a comer de forma sostenida en el tiempo tiene consecuencas emocionales que no es momento de comentar, pero las tiene. Los niños comen porque se rinden; aprenden que para complaceros tiene "que tragar" sin preguntarse si les gusta o no. Y eso se trasladará a otros ámbitos de la vida.

No deseeis dar de comer a vuestros peques por imposición, porque eso sólo tiene un camino: la enfermedad. 


No deseéis que vuestros hijos "sean buenos", porque el inmovilismo, la pasividad... sólo tiene un camino: la enfermedad. A cuento de esto, me ha pasado varias veces que estando en un centro comercial con Alicia en su carrito, coincido con una niña de su edad y su madre por los pasillos, y claro, con dos añitos lo que hacen es soltarse del carro y correr, y escucho a la mamá decir "Fulanita, mira esa niña lo bien que se porta y tu..." Pues señora madre, su hija lo que le pasa es que está sana, puede moverse con normalidad... benditos los niños que pueden soltarse de sus carros y correr.

Es importante dejar a los niños hacer, estén sanos o no. Deben hacer lo que puedan, y debemos darle autonomía y confiar en ellos, en su autorregulación. 

 




Si eres una mamá de un niño que usa botón gástrico en España, he creado un grupo en Facebook para compartir experiencias. Si eres de América Latina existe otro grupo, pero los sistemas que usan y la forma en que se organizan es muy diferente a España.

El grupo de Botón Gástrico Infantil España está en conocimiento de los doctores del área de Nutrición del Hospital Infantil del Virgen del Rocío, aunque no es nada oficial. Al doctor de Alicia le pareció muy buena idea para así difundir este nuevo método de nutrición para los niños.





Si te ha sido útil, COMPARTE. Puedes dejar un comentario o suscribirte al blog. Gracias.

2

  1. Mucho ánimo Alicia :) Feliz Navidad <3 Besos

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad para ti también. Muchas gracias y besos!!

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas
Hazte con tu taza solidaria