01 agosto 2015

La teta es Nutrición, Amor y Esperanza.

Lactancia Materna Acción contra el Hambre


Con este post quiero participar en el ProyectoK de Madresfera con motivo de la semana de la Lactancia Materna del 1 al 7 de agosto y para promover la ayuda a la asociación Acción contra el Hambre, que trabaja directamente con los niños que están desnutridos y sus madres y entorno.

ProyectoK adquiere su nombre de la palabra Kwashiorkor, es esa imagen que hemos visto en la televisión miles de veces de un niño muy delgado con la barriga muy hinchada, desgarrador. Que nos rompe el alma y que nos llena de impotencia.

Kwashiorkor significa “Lejos del pecho”, por eso es tan importante asegurarse de que sus madres puedan darle el pecho, también estén alimentadas y que superen los prejuicios sobre la lactancia materna.

Yo soy una de esas madres que no pude darle el pecho a mi hija por fuerza mayor. Alicia, a los minutos de nacer sufrió una parada cardio-respiratoria que no se atendió adecuadamente; le supuso graves secuelas. Después de su reanimación y despertar a los varios días, no tenía reflejo de succión, no reaccionaba absolutamente nada. Tuvieron que ponerle una sonda nasogástrica y posteriormente un botón gástrico. Esto genera una situación de estrés post-traumático. Hay una separación y un desenlace fatal en un acontecimiento tan natural y esperado como es el nacimiento de un hijo.

¿Que yo no le di el pecho? En el hospital existen salas de lactancia materna para que las madres que tenemos niños enfermos o prematuros podamos sacarnos la leche. Un sistema, que aunque se pueda mejorar, asegura que los bebés sean alimentados con la leche de sus mamás. Durante los 72 días que estuvo Alicia ingresada, no había día que no sacara leche materna, en aquella fría sala, con el alma rota por lo que había pasado, la incertidumbre de si mi hija viviría o no. Pero ahí estaba la sala, los sacaleches, los tarritos, una nevera y personal que lo gestionaba. Ahí estaban.

Cuando nos fuimos a casa mantuve el sacaleches durante varias semanas más, hasta que ya se me retiró. No, no es lo mismo los labios de tu bebé que una ventosa plástica. A partir de ahí Alicia se alimentó con una leche de fórmula especial que le ha permitido alimentarse adecuadamente.

Lo que yo cuento va más allá del hecho de promover la lactancia materna, es dar cobertura a una situación después del estrés post-traumático de un parto difícil, una complicación después del parto... Muchas veces me he preguntado, ¿qué hubiera sido de mí y de mi bebé si hubiera nacido mil kilómetros más al sur? Las mamás en África y en otras partes del mundo no tienen estos medios, y viven estas experiencias de la misma manera que nosotras: con angustia, ansiedad y depresión. Acción contra el hambre tiene un proyecto de lactancia tras estrés post-traumático. 

Para mí está claro que un bebé debe alimentarse de la leche materna. No tiene sentido sustituirla. ¿Acaso otros mamíferos hacen esta locura? Todas las hembras humanas estamos preparadas para dar el pecho. Toda la leche materna es nutritiva.

Para dar el pecho la madre tiene que estar en un entorno seguro y cálido. Debemos tener flexibilidad laboral y apoyo del sistema de salud. También la sociedad debe sacudirse los prejuicios y los complejos. Una teta es una fuente de nutrición y amor para los bebés, no motivo de escándalo ni de censura.

En caso de un incidente durante el parto o después del parto, debe haber medios para que la lactancia materna pueda continuar, ya sea mecánicamente o facilitando la lactancia materna en el entorno hospitalario.

¿Qué pasa si no quieres dar el pecho a tu hijo? ¿Eres mala madre?

Pues no. Tampoco te sientas culpable porque las circunstancias de cada una son únicas. Quizá tuviste que incorporarte a un trabajo que no te permitió seguir con la lactancia sin complicaciones. Quizá tus pechos se deterioraron por el motivo que sea. Quizá cediste a la presión de la gente de tu alrededor que te decía que “era malcriarlo”, que la “teta tiene un límite” o que los niños se “mal acostumbran a no sé qué”. Quiza es que te creíste que tu leche no valía...

Lo que está claro es que las mamás humanas hemos renegado de una capacidad nutritiva única, que compartimos con otras mamíferas. Nos han convencido de que dar el pecho no es lo conveniente ¡¿Quién?! Dar la teta es barato, es lo adecuado para tu bebé; y a veces hay que acudir a la alimentación artificial, sí, pero como último recurso. Aquí en España, mientras se censura una teta, en otros sitos del mundo mueren niños de hambre que necesitan urgentemente la teta de su madre.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la lactancia materna? ¿Te has sentido presionada? ¿Se facilita la lactancia?




P.D: Tengo que reconocer que me encanta leer tus comentarios, así además yo sé que hay alguien ahí detrás de la pantalla, porque... ¿hay alguien ahí? ¿Hola?... También puedes suscribirte al blog. Gracias.

6

  1. Gracias por compartir tremenda experiencia. Desde hoy te sigo y te leo. Saludos y feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Acabas de conseguir otra seguidora! Me encanta como lo explicas y el enfoque que le has dado. Cuando hablas sobre los motivos que a una Mami le lleva a no dar la teta yo añadiría el feminismo mal entendido, aquellas mujeres que dicen que si amamantan no tienen las tareas de crianza repartidas de una forma equitativa con su pareja. Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Laura, sí, a veces el feminismo nos lleva también a renegar de nuestras diferencias y cualidades únicas como mujeres; no todas, pero algunas sí he visto verlo así. Gracias por tu comentario. Y estoy encantada de que me sigas!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado y conmovido a partes iguales cómo narras tu experiencia. Cuánta valentía y entrega se percibe detrás. Absolutamente de acuerdo en todo lo que cuentas acerca de la importancia de dar el pecho y sobre todo respeto, respeto a aquellas que deciden no ser madres lactantes.
    Un beso muy muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Vanesa, la vida me ha enseñado que hay que respetar los tiempos y decisiones de cada uno, aunque yo tomara otras. La vida es decidir. Un beso y gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas
Hazte con tu taza solidaria