18 diciembre 2014

Amor incondicional



Esta mañana he quedado con una amiga, esta mujer es maravillosa y el sentido común es una guía en su vida. Siempre lo he visto así.

Aunque esto forma parte de mi proceso personal, mi hija se ha convertido en mi maestra. Ella me ha enseñado que no hay que esperar nada, que lo que tenga que suceder, sucederá y que la vida se afronta estando en paz con ecuanimidad.

Alicia me ha enseñado que cosas tan básicas como andar, comer o hablar puede que no se den en ella, y para no entrar en la desesperación he tenido que modificar mis esquemas.

Los padres y madres tenemos expectativas sobre nuestros hijos e hijas, y cuando no se cumplen nos frustramos. Estoy hablando de notas, habilidades, actitudes... imagináos lo que es no dar por sentado que tu hijo o hija pueda ser independiente, valerse por sí mismo.

Llega un punto en que me doy cuenta de que el hecho de que mi hija esté conmigo es un regalo, cada día. También de que cada logro es motivo de festejar la vida. Que mi hija ría a carcajadas es una sorpresa, que juegue supone para mi entrar en éxtasis como madre.

Sólo las madres y padres que tienen un hijo con discapacidad me entenderán, los que no pueden intuir lo que se siente, pero les invito a que miren a sus hijos tal y como son, no como esperan de ellos o lo que "deberían ser".

Esto es amor incondicional. Es querer a nuestros hijos e hijas tal y como son. Ni más ni menos.


2

  1. Cómo madre de un niño con autismo, y otro que "mínimo" tiene dificultades de lenguaje, me he sentido muy identificada con tu entrada. Sobre todo en como tenemos que modificar nuestros esquemas como padres (y hasta como seres humanos) y trabajar nuestras expectativas. Es como comenzar de cero. ¿Lo peor sin duda? La incertidumbre sobre el futuro.

    Pero tienes razón, aprendemos antes que nadie a querer a nuestros hijos como son, no como querríamos que fuesen. Y cada logro, cada avance, es un REGALO.

    Desde aquí todo mi apoyo en tu lucha, que es la de todos los padres de niños con discapacidad.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Manoli. Sostener la incertidumbre es muy difícil, y se hace. Un abrazo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas
Hazte con tu taza solidaria